Seleccionar página

Si queremos ser exitosos debemos siempre estar unidos  y como dice la palabra estar de “acuerdo”.

El poder del acuerdo es súper fuerte y puede activar muchísimas bendiciones en  la relación de noviazgo y además nos prepara para una futura  matrimonio estable y confiable.

Estar de acuerdo significa que hacemos un trato, que establecemos un convenio en donde los 2 vamos a esforzarnos al máximo para cumplir con nuestras palabras.  Antes que todo entender que este trato lo debemos hacer delante del Señor y él es el testigo de lo que hoy estemos dispuestos a prometer.

¿En qué debemos ponernos de acuerdo?

  • En orar juntos Es fundamental que desde novios oremos juntos y dejemos que Dios este en medio nuestro, y depositar en el todos los sueños metas, proyecto que queramos llevar adelante, sin oración nunca vamos a fortalecer nuestra relación de noviazgo porque el Señor no estará con nosotros. (Mt. 28: 20)
  • No dejar de Servir al Señor y siempre congregarnos Muchas veces en algunos noviazgos sucede que uno deja de congregar y el otro en vez de seguir adelante se deja arrastrar por la malas decisiones del otro, esto NO debe ser a si uno quiere retroceder el otro debe aferrarse más a Dios y tomar decisiones fuertes.
  • No faltarnos el respeto Que exista siempre el buen trato entre la pareja prohíbo aceptar y tolerar insultos, menosprecios, violencia física y verbal.
  • En esperar los tiempos de Dios No apresurarnos a conocernos físicamente (tener relaciones sexuales), esperar a concretar el matrimonio (Ecle. 3:1)
  • Pedir ayuda y confesar si hay debilidades que no podemos superar Muchas veces las parejas cometen el error en encerrarse en sí mismos para poder salir adelante en algunas situaciones difíciles o de tentaciones y pecados, pero solos no pueden entonces se vuelve un círculo vicioso donde quedan atrapados sin poder salir de esa condición, no tener vergüenza y pedir ayuda es lo más sabio pueden hacer como pareja.
  • No apañar el pecado del otro Si algunos de los dos practica un pecado (ej: robar, tener un vicio, lujuria etc…) en ese caso NUNCA esconder el problema pensando que “YA VA A CAMBIAR”, hay que ser fuerte y confesar lo que está sucediendo (Prov. 18: 13)

Pongámonos de acuerdo en NO alejarnos del Señor y hacer su voluntad siempre, esto nos asegura el éxito en nuestro noviazgo

Notas Relacionadas