Seleccionar página

El matrimonio es el ámbito donde las necesidades de sus contrayentes deberían ser satisfechas. Las personas se casan con expectativas y cuando éstas no se cumplen, la relación entra en crisis y el divorcio suele ser su trágico final. Uno debe conocer cuáles son las necesidades de su cónyuge, así sabrá como satisfacerlas.

Hay necesidades que son permanentes y otras ocasionales. Las necesidades sexuales no son menos importantes que las físicas o las emocionales. Tanto el hombre como la mujer las tienen, aunque con algunas variantes. Por eso, cuando nos referimos a la vida sexual dentro del matrimonio, debemos ir a las bases bíblicas donde el creador del sexo dejó asentado su opinión.

SALUD SEXUAL ¿qué es? Es el completo estado de bienestar físico, mental y social, no sencillamente la ausencia de enfermedad. Es todo lo relacionado a los órganos genitales, a las células germinativas (espermatozoide y óvulos) y constitución macho-hembra propuesta por Dios que tiene como finalidad la diferenciación y la capacidad de procrear.

Comencemos con la siguiente pregunta, ¿dónde comenzó todo? Las Escrituras indican que el placer sexual es un regalo que Dios otorga a las parejas casadas. Dios creó el universo y la tierra. Luego hizo al hombre y a la mujer y les dio un hogar, un hermoso huerto (Gen. 2:8). Creó dos géneros: “macho y hembra”, y todo cuanto había creado llegó a ser “muy bueno” a su vista (Génesis 1:27-31). Cuando unió en matrimonio a la primera pareja, les dijo que tendrían que “llegar a ser una sola carne” (Génesis 2:24). Eso significaba que todo matrimonio podría disfrutar de intimidad sexual y que estaría unido por un fuerte vínculo emocional.

El hombre tenía una función, que “labrase y guardase el huerto” (Gen 2:15). Pero para hacer esto necesitaba una ayuda idónea (Gen 2:18). Aquí vemos que la mujer es ayuda y parte de los planes y decisiones de vida para el hombre, totalmente NECESARIA. La Biblia dice que Adán no encontraba ayuda, entonces Dios tomo parte de él y allí creó a su mujer. Que interesante manera de Dios de presentar a la esposa.

“Dios te presentó a tu esposa, Él la creó tomando una parte de ti” Gen 2:23 En ese momento de la creación de Eva, comienza a funcionar una sexualidad desposeída de morbosidad, distorsión, sin maldad y sin ningún tipo de ideas preconcebidas. Aprendieron a satisfacerse y a realizar su misión, procrear y multiplicarse.

CARACTERISTICA DEL HOMBRE: la vista. Al ver a la mujer, le gustó y le produjo emociones. CLAVE es orar por el esposo por las cosas que entran por sus ojos, esto le evitará problemas en su matrimonio.

CARACTERISTICA DE LA MUJER: el habla. Un aspecto fuerte en hacer sentir acompañado al otro. CLAVE: escuchar a sus esposas, para que encuentre la contención en Ud. y no en otro lugar.

¿Por qué Dios creó al hombre y a la mujer? Luego de la creación de Eva, en el huerto comenzó a funcionar una sexualidad desposeída de morbosidad, distorsión, sin maldad y sin ningún tipo de ideas preconcebidas. Ellos aprendieron a satisfacerse y a realizar su misión, procrear y multiplicarse. Gen 1:27-28 “Fue así como Dios creó al ser humano tal y como es Dios. Lo creó a su semejanza. Creó al hombre y a la mujer y les dio esta bendición:

“Quiero que se reproduzcan, quiero que se multipliquen, quiero que llenen la tierra y la pongan bajo su dominio. Que dominen a los peces del mar y a las aves del cielo, y a todos los seres vivos que se arrastran por el suelo” La bendición que viene al matrimonio es con el objetivo de dejar descendencia en la tierra. Dos personas del mismo sexo no pueden crear descendencia, allí vemos un aspecto claro de que porqué esa unión no tiene la bendición de Dios. Por eso Dios dice en Génesis 2:24 “Esto explica por qué el hombre deja a su padre y a su madre, y se une a su mujer para formar un solo cuerpo.”

Hay que conocer al otro Está comprobado que 9 de cada 10 hombres no reciben ninguna clase de información sexual ignoran las técnicas amatorias, las formas de respuesta sexual femenina y masculina y la sensualidad, que es mucho más que sexualidad. Para poder entender a la mujer debemos hablar del Ciclo Sexual Femenino. El ciclo sexual femenino son el conjunto de cambios fisiológicos que ocurren de forma regular en los órganos genitales cuando no se producen la gestación. ¿Sabían que las hormonas que produce el cuerpo de la mujer inciden directamente con su estado de ánimo? El ciclo dura aproximadamente 28 días. La primer parte se llama periodo menstrual.

En esa etapa se elimina a través de un sangrado la capa interna del útero en donde tendría lugar el desarrollo de un individuo en caso de haber quedado embarazada. La mujer siente dolor y molestias digestivas en este periodo. Dura de 1 a 7 días y la puede poner en una constante situación de tensión y nerviosismo. Aconsejamos evitar el sexo en esta etapa, porque no solo se va a encontrar con un rechazo sino que puede traer enfermedades a la mujer. La segunda parte es el periodo de ovulación y periodo fértil del ciclo.

En esta etapa es mucho más probable que se realice la fecundación (la unión del ovulo y el espermatozoide). El organismo tiende a promover la fecundación estimulando el deseo sexual de la mujer. Por esto, ella se sentirá con más energía, afectiva y amorosa, más atractiva y de buen ánimo. Tendrá la necesidad de conquistar al hombre. Esto dura aproximadamente unos 14 días.

La última parte es la pre menstrual. Si no hay fecundación, el útero y los genitales se preparan para eliminar el ovulo no fecundado y las capas del útero. Se caracteriza por un aumento de la temperatura corporal, tensión mamaria, distensión abdominal, retención de líquidos, tránsito lento y constipación, sequedad genital, labilidad emocional y cambios en el apetito. Esto lleva a importantes descargas hormonales. Se encuentra irritable y cualquier pregunta o situación la llevan a reaccionar de manera poco frecuente o de mala manera. Aprenda a escuchar y evite la confrontación verbal.

Los enemigos de la salud sexual en el matrimonio. Hay un aspecto clave a tener en cuenta a la hora de iniciar una relación con una persona. No solo se comienza algo nuevo y comparten juntos todo lo que venga a futuro. Uno está íntimamente relacionado con las experiencias pasadas del otro. Las enfermedades de transmisión sexual: Son un grupo de enfermedades infectocontagiosas que se transmiten de persona a persona casi exclusivamente por contacto sexual. Las ETS presentan cada año miles de nuevos casos y se realizan cada día tratamientos para combatirlas.

(HIV-SIDA, gonorrea, hep c, sífilis, hpv, candidiasis, verrugas genitales, ladillas, tricomoniasis, hep b, salmonelosis, sarna, vaginosis, etc.) Hay personas que solo han mantenido relaciones sexuales con una sola persona en toda su vida, su actual esposo/a; pero luego nos encontramos con casos en donde uno de los dos, o ambos, ya habían activado su vida sexual antes de casarse.

La Biblia nos enseña que toda relación sexual fuera del matrimonio está mal vista ante los ojos de Dios, esto no es algo sin sentido, sino que El buscaba también guardar nuestra salud integral (física y emocional) porque sabía a lo que estamos expuestos cuando se toman malas decisiones en este aspecto. La mejor forma de prevenir es la FIDELIDAD a una sola persona La infertilidad o esterilidad es la incapacidad de procrear.

Se puede dar por múltiples causas como ser hereditaria, factores físicos u hormonales y afecta a ambos sexos por igual. En el 2015, Argentina llegó a la tasa de infertilidad más alta en su historia. Esto es alarmante, y es un tema que la iglesia debe tratar. La infertilidad apunta directamente al plan de Dios y a lo que dice Génesis 1:28 de multiplicarnos y llenar la tierra. Dios quiere bendecir a los matrimonios y una de las formas que nos muestra su palabra es que “tengamos herencia”. Gen 12:2 “Con tus descendientes formaré una gran nación. Voy a bendecirte y hacerte famoso, y serás de bendición para otros.” Recordemos que Sara su esposa era estéril y no podía tener hijos, pero aun en esta circunstancia la promesa de Dios trajo una bendición que desato un milagro.

La entrega mutua Los matrimonios sanos tienen el sentido de entrega mutua y, en este contexto, surge una experiencia sexual sana que siempre enriquece. El apóstol Pablo remarca la intimidad marital como un secreto sólo compartido con el cónyuge. Direcciona todo el impulso hacia la pareja elegida:

1º Corintios 7:3-5 “El esposo debe tener relaciones sexuales sólo con su esposa, y la esposa debe tenerlas sólo con su esposo. Ni él ni ella son dueños de su propio cuerpo, sino que son el uno del otro. Por eso, ninguno de los dos debe decirle al otro que no desea tener relaciones sexuales. Sin embargo, pueden ponerse de acuerdo los dos y dejar de tener relaciones por un tiempo, para dedicarse a orar. Pero después deben volver a tener relaciones, no vaya a ser que, al no poder controlar sus deseos. Satanás los haga caer en una trampa”

Esto cambia radicalmente la manera de ver nuestra sexualidad. En vez de centrar la atención en el derecho propio al disfrute sexual, la hace recaer en el placer y en la satisfacción amorosa del cónyuge. En la intimidad sexual el amor se da para beneficio del otro. El acto sexual es visto como un deber más que como un derecho. Tanto el esposo como la esposa están mutuamente “endeudados” por los votos tomados.

El olvido o la negligencia es cosa muy grave, pues puede conducir a la tentación del adulterio. ¿Qué dice la Biblia acerca de la sexualidad? Eclesiastés 9:9 “Vive feliz junto a la mujer que amas, todos los insignificantes días de vida que Dios te haya dado bajo el sol. La esposa que Dios te da es la recompensa por todo tu esfuerzo terrenal” Proverbios 5:18-19 “Bendita sea tu esposa, la novia de tu juventud. Es como una linda venadita, deja que su amor y sus caricias te hagan siempre feliz”

¿Qué aspectos debo tener en cuenta para lograr una salud sexual? Es desprendida, no egoísta Una relación sexual sana tiene que ver más con dar que con recibir. El esposo y la esposa se enfocan más en satisfacer las necesidades del otro que en cumplir sus propios deseos. Si ambos se centran en el otro, la mayoría de las dificultades se superan.

Es honesta El esposo y la esposa pueden ver las preguntas del “cómo, cuándo, donde, con qué frecuencia” de forma distinta, pero ambos expresarán con honestidad y amabilidad sus deseos, miedos, frustraciones y más. Tiene etapas, temporadas.

Tiene etapas No cada encuentro sexual tendrá el mismo nivel de emoción o satisfacción. Los aspectos más importantes del sexo cambiarán en las distintas etapas del matrimonio.

Es relevante, importante El sexo no es “solo sexo”, es un tipo de intimidad entre esposo y esposa realmente importante. Se ha de tratar como algo valioso, un don precioso que vale la pena guardar, en el que se ha de trabajar.

Es regularmente irregular La vida sexual puede ir cambiando porque depende de la salud física, el estrés de la vida y otros factores. En una relación sana, el esposo y la esposa están comprometidos a unirse físicamente, a reconectar así con frecuencia, pero con libertad y sin presiones.

Es exclusiva Los cónyuges se mirarán el uno al otro exclusivamente, no mirarán a ningún otro lugar para el cumplimiento de sus deseos y necesidades sexuales.

Es segura y sanadora Una relación sexual sana permite exponerse, vulnerable, sin ser herido. La relación sexual no se usa para castigar, para controlar ni para herir. Que te vean por completo, que te conozcan, y que aún así te amen y acepten.

Es imperfectamente perfecta Cada matrimonio es la unión de dos personas imperfectas, y lo mismo sucede con sus relaciones sexuales. Por lo tanto, una relación sexual sana incluye el perdón sincero y una mejoría continua.
Es más que física Esta intimidad completa incluye amistad, perdón, lazos emocionales, entendimiento mutuo y conexión espiritual.

No existen atajos para mantener o mejorar la intimidad sexual. Sólo la charla sincera acerca de sexo, la amistad elegida todos los días con la misma pareja y el respeto sostenido con actos y palabras promueven un sexo sentido, querido y satisfactorio. Tu pareja es un misterio a revelar y un gran tesoro por descubrir, ¡y tienes el deber y el privilegio de hacerlo!

Notas Relacionadas