+549-3624-473108 [email protected]
0 elementos

Jesucristo es el médico por excelencia, mientras estuvo en la tierra sano enfermos, libero a los oprimidos y pago el precio de la salvación de toda la humanidad.

¿Qué es la enfermedad? Es una PERVERSIÓN demoniaca de la obra perfecta y creativa de Dios. El propósito de Satanás es robar, matar y destruir, nos roba la salud, la paz, mata nuestras esperanzas y destruye nuestras vidas.

¿Cuál es el origen de las enfermedades? La Biblia dice que todas las enfermedades están directamente relacionadas con alguna actividad demoniaca. Es decir, detrás de la enfermedad hay un espíritu inmundo. La Biblia es clara cuando afirma que Cristo en la cruz nos redimió de la maldición y por nosotros se hizo maldición. (Gal. 3:13)

¿Cómo revela Dios que es Su voluntad sanarnos? 1.Por Su naturaleza misma.  “y dijo: Si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, e hicieres lo recto delante de sus ojos, y dieres oído a sus mandamientos, y guardares todos sus estatutos, ninguna enfermedad de las que envié a los egipcios te enviaré a ti; porque yo soy Jehová tu sanador” Éxodo 15:26.

La palabra sanador es el vocablo hebreo “rafá” que alude a médico o doctor. El mismo se revela como médico a Su pueblo “Yo Soy tu Señor que te estoy sanando continuamente”. Esa revelación no la busco el pueblo de Israel, sino que a Dios le plació dársela; El tomo la INICIATIVA.

2.A través de Jesucristo. “Cómo Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret, y cómo éste anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él”. Hechos 10:38

Es la descripción más clara del ministerio de Jesús. el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Está claro que la sanidad es de Dios y la enfermedad es del diablo, y que el Padre y el Espíritu Santo trajeron la sanidad a la humanidad por medio de Jesucristo. No hay registro en la Biblia que diga que Jesús rechazo a alguien que se le acerco buscando sanidad.

Nunca le dijo a una persona: “esta enfermedad es la voluntad de mi Padre para ti” o “esta enfermedad es muy seria, no la puedo sanar”. ¡Antes bien, todo el que vino a Jesús fue sanado!

3.Por la palabra escrita y el Espíritu Santo. “Hijo mío, está atento a mis palabras; Inclina tu oído a mis razones. No se aparten de tus ojos; guárdalas en medio de tu corazón; porque son vida a los que las hallan, y medicina a todo su cuerpo”. Prov. 4:20-22.

Desde Génesis hasta Apocalipsis vemos que una y otra vez se CONFIRMA que la voluntad de Dios siempre ha sido sanar a su pueblo. Un claro ejemplo es que si confesamos la palabra, la obedecemos y la guardamos en nuestro corazón, será medicina para todo nuestro cuerpo.

¿Para qué vino Jesús? “Para esto apareció el hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo”. 1º Juan 3:8. El hijo de Dios vino para desbaratar y anular todas las obras del diablo.

¿Quién es el agente que ministra sanidad a nuestro cuerpo?

El Espíritu Santo obra la sanidad en nosotros por virtud de la obra de Jesús. El es también quien sostiene el cuerpo humano en salud, le provee sanidad y le ministra fortaleza cuando es débil.

“Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros”. Romanos 8:11.

El Espíritu Santo que vive en nosotros es el mismo que levanto el cuerpo de Jesús de entre los muertos. Ese mismo espíritu VIVIFICA nuestro cuerpo. No hay enfermedad ni condición que el no pueda sanar.

¿Cuál es el medio más común que usa el Espíritu Santo para sanar? “envió su palabra y los sanó y los libro de su ruina” Salmos 107:20. El medio mas común que usa es la Palabra de Dios.

¿Cómo recibir sanidad y vivir en salud? La palabra de Dios es medicina a nuestro cuerpo. Es la provisión divina para RECIBIR sanidad y vivir en salud.

“Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma2. 3º Juan 1:2.

“Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.” Josue 1:8.

De estos dos pasajes concluimos que tener sanidad y prosperar están relacionados con nuestra actitud hacia la Palabra. Si confesamos  la Palabra y la obedecemos, entonces prosperaremos y viviremos en salud.

¿Por qué no todos reciben sanidad? Si la voluntad es sanar a todos ¿por qué no todos la reciben? La respuesta es, porque no todos cumplen las CONDICIONES que El pone para activar Su poder. Por ejemplo: hay cristianos que no son sanos porque no tienen la revelación de la sanidad y por ende no tienen fe. Eso no significa que no sea la voluntad de Dios sanar.

El Señor sabe que un pueblo enfermo no puede pelear las batallas, no puede cumplir efectivamente Su voluntad en la tierra. El sabe que un pueblo débil no puede caminar en Sus planes y propósitos.

El siempre quiere sanar. ¿Cree que la palabra de Dios es verdad? Entonces crea que “por sus llagas fuimos curados”. Aunque tal vez su cuerpo le diga otra cosa. La sanidad se recibe por fe. Comience a declarar sanidad por fe. Dios sigue sanando hoy, puede sanar cualquier enfermedad, física, emocional o mental. Su voluntad es SANARNOS hoy a todos de toda enfermedad.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR