Seleccionar página

Dios está haciendo miles de milagros desde que comenzaron las trasmisiones en vivo de “MI Casa y Yo”. En este caso, una mujer que sufría de fibromialgia, hace muchos años, fue sanada en plena oración. Ella comenta que cuando los pastores estaban orando, los dolores desaparecieron de su cuerpo.

“Hace mucho tiempo que siento dolores, ni los medicamentos recetados calman mi dolor, ese día me había levantado con mucho dolor en todo el cuerpo y estaba esperando la hora de “Mi casa y yo”. Cuando comenzó la oración sentí como la sanidad invadía mi cuerpo, al segundo los dolores desaparecieron y comencé a llorar de felicidad y agradecimiento. ¡Se que Dios lo hizo!