Seleccionar página

Se realizó una conferencia de prensa en el Centro Cristiano de Avivamiento con pastores, referentes políticos y médicos, manifestando su postura y solicitando al gobernador, Jorge Capitanich, que escuche al 30% de la población del Chaco que es cristiana evangélica y que está a favor de la vida.

El pasado viernes 13 se publicó en el Boletín Oficial la Resolución 1/2019 que establece el protocolo nacional para abortos no punibles, definido como una “guía para los equipos de salud, que iría contra todos los principios cristianos que defendemos”, expresaron.

La carta que enviarán fue leída por el pastor Jorge Ledesma: “Al señor gobernador, Jorge Capitanich, le solicitamos como ciudadanos con derecho a peticionar, para expresarle nuestro total rechazo al protocolo para matar niños por nacer, resolución 1/2019, que es la actualización del protocolo de Interrupción Legal del Embarazo (ILE) y solicitarle la no adhesión de la provincia a la referida actualización, porque la resolución referida, entre otros absurdos, yerros y falacias, obliga a ofrecer el aborto a toda embarazada, promoviendo esta práctica a simple demanda hasta el final del embarazo”.

Retaceando la información para obtener el consentimiento de la paciente, manipulando los resultados de la ecografía y disponiendo su práctica a través de medicamentos no autorizados en Argentina.

Asimismo, limita la objeción de conciencia de los médicos, la cual solo puede ser efectuada de forma individual y muy restrictiva, no pudiendo invocarse la objeción para eludir el deber de participar de un procedimiento de ILE si no existe otro profesional que pueda garantizar la práctica.

TE PUEDE INTERESAR: Por el “dólar turista” la venta de pasajes creció un 70%

Tampoco se permite la objeción institucional, debiendo los servicios de salud, garantizar el aborto, violando así el derecho a la libertad de asociación y a la libertad de conciencia, pensamiento, religión y culto.

Además, no se contempla la objeción de quienes realizan actos que son necesarios para la realización del aborto y podrían estar cooperando con esta práctica contraria a la vida.

Por último, minimiza el valor de la violación, al no insistirse en la declaración jurada del infortunado suceso. Además, se consagra la figura del referente afectivo de la niña, o sea de una persona, que ante la negativa de que los progenitores que su hija aborte, puede acompañarla a prestar su consentimiento para la práctica, figura de la cual puede valerse el violador para acompañar a la menor a abortar.

Señor gobernador, sabiendo de su compromiso con el valor de la vida de la madre y del bebé en gestación, expresado en reiteradas ocasiones, esperamos vernos representados en sus decisiones al respecto. No se trata de querer imponer una posición, sino de defender la vida que no puede defenderse”, finalizó Ledesma.