Seleccionar página

EL PERDÓN EN LA PAREJA

1) ¿Qué es el perdón y por qué debo perdonar? Cristo comparó el perdón como la cancelación de una deuda (Lc 7:36-50, Mt 18:21-35) cada persona que nos ofende quedan endeudados con nosotros. Las discusiones entre pareja son como drama que se repiten, agregando un nuevo capítulo cada vez. Mi deber como cristiano es perdonar, por el simple hecho que Cristo también a mi me perdonó.

2) Situaciones que provocan ofensa en el matrimonio: Generalmente no se dimensiona la cantidad de veces que ofendemos a nuestro/a conyugue (Ml 2:14, Ef 4:22) ofendemos con palabras, actitudes, con acciones que hacen del hogar reinos divididos (Mt 12:29)

3) Síntomas que indican falta de perdón: Podemos saber que no hemos perdonado cuando practicamos algunos de estos pecados: amargura, enojo, ira, gritería, maledicencia, malicia (Ef. 4:31) cometiendo sin revelación el pecado más grande,”contristar al precioso Espíritu Santo” (Ef. 4:30)

4) Obstáculos al perdón divino: El perdón es un acto de la voluntad de la persona, el sentir perdonar viene después. Quizás uno de los mayores obstáculos es la negación de la ofensa, es sentirse ofendido, pero decido no estarlo (Gen 45) José perdonó sin negar el pecado de sus hermanos, dureza del corazón para protegernos del dolor, temor a la repetición de la escena, el deseo de hacer justicia, el deseo de tomar venganza y represalia, no querer reconocer al otro, todo es un gran obstáculo para ejercer el perdón.

5) ¿Cómo recibir el perdón? El ofensor recibe el perdón de Dios cuando cumple tres condiciones (Heb 6:1, Jn 1:9) 1 – arrepentimiento, 2 – confesión, 3- la fe en Jesucristo. Dios ya proveyó el perdón, pero si no hay arrepentimiento y no tiene fe en Jesús no tiene acceso al perdón. Si se arrepiente podrá recibir la restitución, restauración. Ej, Lc 18:8. Si el ofendido decide perdonar, y obedecer lo que Dios ha mandado, queda limpio y perdonado delante de Dios.

6) Beneficios de una vida de perdón: Sin el perdón, ninguna relación humana puede durar. La ley de causa/efecto, queda sin propósito y no abrimos puerta a los beneficios de la salvación. (Gal 3:13-14) Acceso al perdón de Dios y al derecho y el deber de vivir y funcionar bajo un solo sistema de gracia y perdón, con los que me ofenden, ofendo a mí mismo. Se abre puerta a la restauración de las relaciones, el perdón puede ser el principio de la reconciliación, pero no es el fin. Mejora la salud física, psicológica, espiritual y sobre todo paz sobrenatural.

ORACIÓN FINAL: “Señor, te doy gracias por mi pareja y por todas las cosas buenas que vendrán en nuestra relación. Perdono a mi pareja por cada ofensa, te entrego mi relación y se que tienes el poder para sanarnos y ayudarnos a mejorar cada día, hasta tener una relación sana y bendecida, con paz sobrenatural del cielo”

Notas Relacionadas