Seleccionar página

Mantenga la firmeza con sus relaciones sociales Somos seres sociales por naturaleza. Génesis 1:28. Ser cristiano no es sinónimo aislamiento. Los cristianos debemos aprender a manejar nuestras relaciones. Jeremías 15:19 y administrarlas lo mejor posible.

  1. Nuestro primer desafío: la gente que nos rodea.

Lo primero que nos encontramos luego de aceptar a Cristo es nuestra familia, los amigos de toda la vida y los compañeros o conocidos. Ellos nos abordaran a preguntas, bromas, etc.

  1. ¿Cómo actuar frente a los no creyentes?

I A I Enfrentar preguntas mal intencionadas no será difícil si está plenamente convencido de haber tomado la decisión correcta. Actúe con naturalidad y responda serenamente. Romanos 10:11. Lucas 20:22-26.

I B I Preocúpese por agradar a Dios y no al hombre. Satanás tratará de infundir temor con él “que dirán”. Tenemos que ser conscientes de Mateo 10:33. Si me negaren… Gálatas. 1:10. Busco el favor de los otros o de Dios. Efesios. 6:6.

I C I Entienda su nueva posición en Cristo. Mateo 5:14. 1º Corintios 2:14.

I D I Forme un nuevo grupo de amigos. El creyente sin amigos cristianos difícilmente saldrá adeante. Prov. 18:24. Los amigos que elegimos influyen en no-sotros para bien o para mal. Le sugerimos desarrollar amistades en la iglesia.

  1. Asuma el desafío de ganar a sus amigos y familiares.

I A I Sea de buen testimonio. Muestre lo positivo que Dios esta ha hecho en usted. Rom. 2:21, 23-24.

I B I Comparta el evangelio con sabiduría. Evite asumir una actitud de condenación, no use delante de ellos la jerga evangélica, no imponga a otros sus creencias o convicciones y evite caer en discusiones y contiendas infructuosas.

I C I Haga a sus amigos motivo de sus oraciones: la oración tiene poder para cambiar todas las cosas. Santiago 5:16.

Conclusión: Si usted no está convencido de lo que cree, no podrá convencer a otros. Usted tiene el poder de Dios y ese poder obrará milagros en tu vida y quienes le atacarán terminaran aceptando que nuestro Dios es real y que la decisión de aceptar a Jesús es la más acertada.

Notas Relacionadas