Seleccionar página

Una enorme convocatoria con miles de personas tuvo lugar en  plaza central de Resistencia capital del Chaco, para manifestarse a favor de la educación sexual con valores y sin ideología de género.

El evento fue convocado por pastores  referentes y agrupaciones pastorales de la provincia y contó con la participación de autoridades de diferentes corrientes políticas que se identificaron con la posición de los cristianos.

Las  autoridades presentes fueron la intendenta de Barranqueras, Alicia Azula, de Fontana Antonio Roda, junto a los legisladores Liliana Spoljaric, Carim Peche,  Alejandro Aradas y Alicia Terada, Horacio Goicoechea, Juan Mosqueda, también concejales Claudia Mantara, Pablo Delgado.

Cabe señalar que una de las posiciones expresadas fue la de rechazar públicamente la propuesta de reforma de la ley de educación sexual  (ESI).

A continuación compartimos el texto completo del manifiesto que se leyó.

Nos hemos convocado como ciudadanos de esta provincia para manifestar lo siguiente:

  1. Nuestro total rechazo a la enseñanza y adoctrinamiento obligatorio con ideología de género, a todos los alumnos de las escuelas argentinas dejando de lado toda otra opinión, cultura o creencia.

  2. Nuestro rechazo al proyecto de modificación de la ley 26.150 (de educación sexual integral) ya presentado en la cámara de diputados de la nación porque pretende:

  3. a) Quitarle a los padres el derecho a educar a sus hijos de acuerdo a sus creencias y convicciones; y a opinar y elegir qué tipo de educación quieren ellos que sus hijos reciban.

  4. b) Pretende imponer esta enseñanza ideológica obligando a que no se respete las creencias y valores que sostiene cada institución educativa.

Consideramos que estas pretensiones:

  1. Son jurídicamente inaceptables por inconstitucionales, ya que vulneran derechos amparados por nuestra constitución y por tratados internacionales (de rango constitucional en nuestro país)

  2. Son actitudes totalitarias que no caben en una verdadera democracia, ni en ninguna sociedad que respeta a todos sus miembros en sus derechos, sus culturas y en su libertad de pensamiento.

  3. Consideramos que las enseñanzas que pretenden imponer no respetan la pureza e inocencia naturales del niño en cada etapa y que los confronta groseramente al mundo de los adultos al exponerlos a imágenes, experiencias y  al dilema de tomar decisiones para las que no están preparados por el nivel de madurez alcanzada en esa edad. Entendemos que sexualizar precozmente a los niños no contribuirá para un desarrollo sano y equilibrado de su personalidad y de su sexualidad.

  4. Declaramos además que consideramos muy probable que este tipo de enseñanzas no serán eficaces para disminuir los abusos infantiles, ni los embarazos no deseados, ni la propagación de enfermedades de transmisión sexual. Por el contrario consideramos que podrían tener un efecto negativo en esas problemáticas.

  5. Entendemos que los valores cristianos que han sostenido nuestra cultura y a las familias argentinas por siglos como: el respeto a la autoridad, el respeto a los padres, la pureza moral, el amor y el compromiso familiar, etc. merecen ser respetados y considerados.  Desecharlos de plano, no es aconsejable  para una sociedad en la que vemos como crecen la violencia, los abusos, la deshonra, la deshonestidad, la drogadicción y la inmoralidad sexual, entre otros flagelos.

  6. No aceptamos que se se imponga a todos los niños de Argentina una enseñanza sexual sin valores y con ideología de género.

  7. Respetamos a todas las personas, las doctrinas y a los pensamientos diferentes; pero exigimos que también se nos respete en nuestra forma de pensar.

Es por estas razones que los aquí presentes peticionamos ante nuestras autoridades lo siguiente:

No den lugar al avance de estos proyectos.

No permitan que se quite a los padres el derecho a educar a sus hijos

Insistimos.

No den lugar al avance de estos proyectos.

Sabemos que representamos a una enorme mayoría de esta nación.

Esperamos que nos representen a todos.